La caída de la tarde en la alameda

Protegidos por la espesura, los pensamientos se refugian a la sombra de los grandes álamos, dejándose mecer por la brisa.

La caída de la tarde en la alameda

Entre ellos serpentean anudándose unos con otros, en busca de la fecundidad.

DSC_0057

Algunos quiebran como esos troncos, ícaros en su intento de respirar más alto.

DSC_0054

Poco más allá, el agua del río rechina en las rocas mientras la tarde del final de agosto se escapa por el cauce.

DSC_0056

El día cede. Y el silencio se adereza con la algarabía de los insectos y los pájaros, mientras la vegetación, frondosa, inhala el aire como un tamtam profundo.

DSC_0059

Anuncios

2 pensamientos en “La caída de la tarde en la alameda

  1. Buenas tardes: La naturaleza siempre generosa devuelve con creces la mirada de los que la aman y respetan. Gracias por compartir esas bellas imágenes y poéticos escritos.

    Me gusta

Si lo desea, deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s