El Real Madrid y Mourinho

Algunas conclusiones tras el encuentro:

El Barcelona del 2011 es un equipo, y juega mejor al fútbol que el Real Madrid, que es un aglomerado de figuras, aunque no tenga tanta pegada o alcance a brillar, quizás, como lo hizo cuando lo ganó todo.

Messi es el mejor jugador del mundo, porque su habilidad para regatear y definir frente a la portería rival no tiene parangón, pero también porque le acompaña el coraje y la inteligencia. Cristiano Ronaldo no me parece siquiera comparable, o dicho de otra forma, la comparación que se hace por la prensa entre los dos es completamente artificial. Messi le gana en todo menos en centímetros de altura.

Pep Guardiola puede ser zumbón, e incluso sarcástico, pero tiene más clase que Mourinho y es más inteligente para manejar las emociones. Como madridista envidio su manera de estar y creo que encarna muy bien lo que me gustaría encontrar como portavoz de mi equipo de fútbol: deportividad y elegancia.

La falta de clase de los actuales dirigentes madridistas emerge de las profundidades superando el manto propagandístico, y como en este caso, de manera emblemática lo hace en forma de entrenador. Pensar que el madridismo sólo quiere títulos, y para conseguirlo no importa renunciar a realizar un fútbol virtuoso y espectacular, es tomar una parte por el todo y primar el negocio sobre el deporte.

No me parece descartable que la realidad de la UEFA y la FIFA, sea una pura corrupción, pero es estúpido mencionarlo siendo el entrenador de un equipo que acaba de perder un partido. Si hay indicios serios, más allá de conclusiones aventuradas y en caliente, denúnciese en frío y con pruebas ante las instancias capaces de corregir el problema. Lo demás es intentar intoxicar a la opinión pública.

El sistema de arbitraje, en el mundo tecnologizado que vivimos, donde todos los partidos de las divisiones superiores se graban, es arcaico y perjudica de manera grave el espectáculo y el propio deporte. Rechazar hacer reformas en el reglamento para adaptarlo a las posibilidades que ofrece la tecnología para discernir lo que realmente ocurre en el campo es apostar porque el fútbol sea un circo y no un deporte de competición, con las consecuencias perturbadoras de que se fomenta un elenco interminable de conductas tramposas o detestables,  al no recibir sanción alguna, como el plantillazo en el pecho de la final del campeonato mundial.

Anuncios

Si lo desea, deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s